El email marketing es 40 veces más efectivo que las redes sociales para adquirir un nuevo cliente.

Aún así, muchas personas le tienen miedo a los correos.

Piensan que solo las grandes empresas y los ecommerce pueden darse ese lujo.

La realidad es que los emails pueden servirle muy bien a PyMEs y a autónomos.

Sobre todo para aquellos que ya tienen una base de seguidores de +2000 personas en redes.

¿Te gustaría convertir seguidores aplaudidores en clientes?

He creado una herramienta que puede ayudarte a empezar.

Es un cuadernillo imprimible con 21 modelos de correos.

Si te estás perdiendo el momento catapulta de tu negocio sólo por no saber cómo empezar, este ebook te va a servir.

Te doy el empujón inicial porque una vez que arrancas a crear contenido, no paras.

Efecto bicicleta.

Pero atenti, porque esto no es una plantilla.

Para poder sacarle provecho, hay que poner en marcha los engranajes del cerebro.

Si estás buscando algo muy superficial, del corte «rellena con tu nombre y con tu firma«, te recomiendo que no lo descargues.

¿Qué hay dentro del cuadernillo imprimible?

  • Un detalle que te permitirá marcar una diferencia desde el primer correo. Algo que la mayoría de las PyMEs descuida.

  • Una táctica muy rentable para hacer como Moisés y dividir las aguas a tu favor. Ya sabes, a río revuelto, ganancia del pescador.

  • La forma de no preocuparse por los haters, responderles y no conforme con eso, usarlos a tu favor para vender más.

  • Tres correos que sirven para inyectar autoridad «al pasar» sin que sea obvio y sin quedar como una persona que no tiene abuelas.

  • Un mecanismo para que Google News te de ideas infinitas de correos.


Soy Vero Furlan.

Copywriter.

Nice to e-meet you.

Vengo a evitar que más personas se pierdan la oportunidad de usar el email marketing en su negocio.

La Quijota de la Marca.


Ahora bien, puede ser que no te imagines haciendo correos para tu empresa o tu marca personal.

Que me digas: «simplemente no lo veo» 

«En mi sector no sirve»

O como me dijo uno:

«No somos partidarios de los emails»

(Yo ni sabía que era una cuestión para tomar partido)

En ese caso, lo descargas y si no te sirve te das de baja.

Dos o tres clics.